¡Quiero Más Ciencia!

La publicación digital “Quiero Más Ciencia” se centra en presentar los avances más relevantes y emocionantes en ciencia, tecnología, salud, medio ambiente y sociedad.

Hongos resistentes: la amenaza que no debemos ignorar

4 min lectura
La amenaza de hongos resistentes afecta hospitales. Aspergillus y Candida auris, resistentes a fármacos, plantean desafíos en la salud.
Amenaza, hongos, Aspergillus, Candida auris, esporotricosis,
¡Comparte este artículo!

Amenaza de los hongos

La propagación de hongos como el Candida auris y el Aspergillus está siendo una amenaza en hospitales y centros de atención médica en todo el mundo. Estos patógenos son resistentes a la mayoría de los fármacos y han causado la muerte de dos tercios de las personas infectadas en algunos casos. El Candida auris es un tipo de levadura que puede causar una infección grave en pacientes con sistema inmunitario debilitado o enfermos. Se trata con medicamentos antimicóticos que no mejoran en muchos casos. Por otro lado, el Aspergillus es un hongo filamentoso que se encuentra en hábitats en los que hay mucha humedad. Crecen principalmente sobre la materia orgánica muerta, a la que ayudan a descomponer.

Impacto de la pandemia

Durante la pandemia, el enfoque de la atención médica se ha centrado en el COVID-19, mientras que otros patógenos peligrosos, como los hongos, han recibido menos atención. Además, la pandemia ha dejado a los pacientes con COVID-19 más vulnerables a otros patógenos debido al uso de medicamentos inmunosupresores y antibióticos de amplio espectro. La atención médica se ha centrado en el COVID-19, mientras que otros patógenos peligrosos, como los hongos, han recibido menos atención. Además, la pandemia ha dejado a los pacientes con COVID-19 más vulnerables a otros patógenos debido al uso de medicamentos inmunosupresores y antibióticos de amplio espectro. La “amenaza de hongos resistentes”, impacta tratamientos. Aspergillus y Candida auris son críticos en entornos médicos.

Propagación de hongos

Otros hongos peligrosos, como el Aspergillus, también se están propagando. A pesar de los esfuerzos para contener su propagación, ya que son una amenaza, los hongos resistentes, se espera que la epidemia sea generalizada. La aspergilosis es una infección causada por un tipo de moho (hongo). Las enfermedades que derivan de la infección aspergilosis generalmente afectan al aparato respiratorio, pero los signos y la gravedad varían mucho. El moho aspergillus, el cual desencadena las enfermedades, está en todas partes, tanto en interiores como al aire libre.

Te Puede Interesar:

Esta píldora monitorea signos vitales desde el intestino: Hongos resistentes: la amenaza que no debemos ignorar

Importancia de los hongos que son una amenaza

Los hongos, sin embargo, son una parte importante del ecosistema de la Tierra. De hecho, son una red compleja que mantiene la vida del planeta. Los hongos que pertenecen a este género son saprófitos y se encuentran en hábitats en los que hay mucha humedad. Crecen principalmente sobre la materia orgánica muerta, a la que ayudan a descomponer.

Propagación de la esporotricosis

Además, los gatos callejeros pueden estar propagando la esporotricosis en los Estados Unidos, y los contenedores de envío que llegan de Brasil y Argentina podrían ser los culpables. La esporotricosis es una infección crónica de la piel causada por un hongo llamado Sporothrix schenckii. Se trata con un medicamento antimicótico y se puede prevenir con guantes gruesos. Puede causar protuberancias o úlceras en la piel que no sanan y pueden afectar la salud de las personas.

Amenaza de hongos resistentes: Ratas portadoras de hongos

Las ratas en estos países portan el hongo, y si uno de estos animales escapa de un contenedor y entra en un área densamente poblada con muchos gatos salvajes, podría transmitir la infección a los animales y, por consiguiente, a los humanos. La esporotricosis es una infección crónica de la piel causada por un hongo llamado Sporothrix schenckii. Se trata con un medicamento antimicótico y se puede prevenir con guantes gruesos. Puede causar protuberancias o úlceras en la piel que no sanan y pueden afectar la salud de las personas.

Tratamiento de infecciones fúngicas de hongos resistentes

El tratamiento de infecciones fúngicas como la esporotricosis y la coccidioidomicosis es difícil, ya que los hongos y los humanos son similares a nivel celular. La coccidioidomicosis es una infección pulmonar o diseminada por vía hematógena causada por los hongos Coccidioides immitis y C. posadasii. Se manifiesta como una infección asintomática benigna o una infección respiratoria autolimitada, o a veces como una infección generalizada inespecífica de grado leve. Se diagnostica con radiografía, cultivo y pruebas serológicas. Se trata con fluconazol, itraconazol, triazoles o anfotericina B.

Para seguir pensando

El desarrollo de nuevos medicamentos antimicóticos es crítico, ya que muchos de los medicamentos existentes están perdiendo su efectividad y algunos son tóxicos. La infección cutánea se trata a menudo con un medicamento antimicótico, llamado itraconazol. Este medicamento se toma por vía oral y se continúa por 2 a 4 semanas después de que las llagas en la piel hayan desaparecido. Es posible que se tenga que tomar el medicamento por 3 a 6 meses. Se puede usar un medicamento llamado terbinafina en lugar del itraconazol. La “amenaza de hongos resistentes” afecta hospitales. Aspergillus y Candida auris, resistentes a fármacos, plantean desafíos críticos en salud.

FAQ

¿Cuál es el impacto de la resistencia fúngica en entornos médicos?

La resistencia fúngica, como la de Aspergillus y Candida auris, complica los tratamientos médicos y plantea amenazas graves para pacientes vulnerables.

¿Cómo se propagan los hongos resistentes?

Los hongos resistentes se propagan principalmente en entornos hospitalarios y pueden afectar a pacientes inmunocomprometidos, siendo difíciles de controlar.

¿Cuál es la importancia de abordar la resistencia fúngica?

Abordar la resistencia fúngica es crucial para desarrollar nuevos tratamientos efectivos y controlar la propagación de hongos como Aspergillus y Candida auris.