¡Quiero Más Ciencia!

La publicación digital “Quiero Más Ciencia” se centra en presentar los avances más relevantes y emocionantes en ciencia, tecnología, salud, medio ambiente y sociedad.

Cangrejos ermitaños: ¿por qué usan basura como caparazón?

5 min lectura
La supervivencia de los cangrejos ermitaños depende de su habilidad para encontrar y utilizar basura como refugio que utilizan como caparazón.
¡Comparte este artículo!

Los cangrejos ermitaños usan basura, adaptándose a la escasez de caparazones naturales. Este comportamiento revela la influencia negativa de la basura plástica en los océanos.

CONTENIDOS

Los cangrejos ermitaños, unos crustáceos con caparazón prestado

Los cangrejos ermitaños son unos animales que pertenecen al grupo de los crustáceos, como los camarones, las langostas o los cangrejos comunes. Sin embargo, a diferencia de estos, los cangrejos ermitaños no tienen un caparazón propio que cubra todo su cuerpo, sino que solo tienen una parte dura que protege su cabeza y sus patas. El resto de su cuerpo, el abdomen, es blando y vulnerable, por lo que necesitan buscar una protección externa. ¿Y qué usan para ello? Pues los caparazones vacías que dejan otros animales, como los caracoles o las almejas. Así, los cangrejos ermitaños se introducen en estos caparazones y los llevan consigo a todas partes, como si fueran su casa portátil.

La importancia de elegir bien el caparazón

Para los cangrejos ermitaños, tener un buen caparazón fundamental para su supervivencia y su bienestar. No solo les sirve para defenderse de los depredadores y evitar la deshidratación, sino que también influye en su capacidad de alimentarse, reproducirse y socializar. Por eso, los cangrejos ermitaños son muy exigentes a la hora de elegir su caparazón, y buscan aquellos que se adapten mejor a su tamaño, forma y peso. Además, como los cangrejos ermitaños crecen a lo largo de su vida, tienen que cambiar de caparazón periódicamente, buscando otros más grandes y adecuados. Esto implica que tienen que competir con otros cangrejos ermitaños por los caparazones disponibles, e incluso intercambiarlos entre ellos.

El problema de la basura plástica en los océanos

Sin embargo, la vida de los cangrejos ermitaños se ha visto alterada por la acción humana, que ha generado un grave problema ambiental: la basura plástica en los océanos. Se estima que cada año se vierten al mar unos 8 millones de toneladas de plástico, que se acumulan en las costas, los fondos marinos y las superficies de agua, formando enormes islas de residuos. Estos plásticos no solo contaminan el medio ambiente, sino que también afectan a la fauna marina, que los ingiere, se enreda o se asfixia con ellos. Entre los animales más perjudicados se encuentran los cangrejos ermitaños, que viven cerca de la orilla y dependen de los caparazones naturales.

Los cangrejos ermitaños utilizan en mayor medida objetos plásticos que otros tipos de basura, sin embargo, también usan vidrio y envases de metal. esto es el reflejo de la contaminación humana en los mares de todo el mundo.

La adaptación de los cangrejos ermitaños al plástico

Ante la escasez de caparazones naturales, los cangrejos ermitaños han tenido que adaptarse y buscar otras alternativas para protegerse. Y una de esas alternativas ha sido el plástico. Así, algunos cangrejos ermitaños han empezado a usar como caparazones artificiales objetos de plástico que encuentran en la arena, como tapas de botellas, fragmentos de bombillas o trozos de botellas. Este comportamiento ha sido observado en todo el mundo, en diferentes especies de cangrejos ermitaños terrestres, que son los que viven fuera del agua. Un estudio reciente, basado en el análisis de fotografías publicadas en internet, ha documentado 386 casos de cangrejos ermitaños con caparazones artificiales, de los cuales 326 eran de plástico.

El uso del plástico para los cangrejos ermitaños

El uso de plástico como caparazón puede tener algunas ventajas para los cangrejos ermitaños, pero también muchas desventajas. Entre las ventajas, se podría mencionar que el plástico es más ligero que las caparazones naturales, lo que reduce el costo energético de transportarlo. Además, el plástico puede tener colores y formas atractivas para los cangrejos ermitaños, que podrían preferirlo o encontrarlo más fácilmente. Sin embargo, las desventajas son mayores y más graves. Por un lado, el plástico puede ser más frágil y menos resistente que los caparazones naturales, lo que reduce la protección de los cangrejos ermitaños. Por otro lado, el plástico puede ser más llamativo y contrastar más con el entorno, lo que hace a los cangrejos ermitaños más visibles y vulnerables a los depredadores.

Te Puede Interesar:

Criaturas del Abismo, Una Vista a la Vida Extraterrestre en la Tierra: Cangrejos ermitaños: ¿por qué usan basura como caparazón?

Los efectos del plástico en la salud y el comportamiento de los cangrejos ermitaños

Además de las desventajas físicas, el plástico también puede tener efectos negativos en la salud y el comportamiento de los cangrejos ermitaños. Por una parte, el plástico puede contener sustancias químicas tóxicas que se filtran al agua o al cuerpo de los cangrejos ermitaños, causándoles daños en los órganos, el sistema nervioso o el sistema inmunológico. Además, el plástico puede alterar la forma en que los cangrejos ermitaños eligen, cambian e intercambian sus caparazones, afectando a su desarrollo, su reproducción y su sociabilidad. Por ejemplo, se ha demostrado que la exposición a los microplásticos hace que los cangrejos ermitaños sean menos selectivos con los caparazones que eligen, menos hábiles para luchar por los caparazones e incluso cambia sus personalidades, haciéndolos más propensos a correr riesgos.

La necesidad de investigar más sobre los cangrejos ermitaños y el plástico

El fenómeno de los cangrejos ermitaños que usan plástico como caparazón es relativamente reciente y aún no se conoce bien. Por eso, es necesario realizar más investigaciones al respecto, que nos permitan comprender mejor las causas, las consecuencias y las implicaciones de este comportamiento. Para ello, se pueden utilizar diferentes métodos, como el análisis de imágenes de internet, los estudios de campo estructurados o los experimentos de laboratorio. Así, podremos saber con más precisión qué tan frecuente es la adopción de plástico en lugar de caparazones, por qué algunos cangrejos ermitaños lo usan, cómo les afecta a nivel individual y poblacional y cómo se adaptarán al Antropoceno, la era en la que la actividad humana tiene un impacto significativo en el planeta.

Para seguir pensando

Más allá de los cangrejos ermitaños, el problema de la basura plástica en los océanos es un asunto que nos concierne a todos, ya que afecta a la biodiversidad, al clima y a la salud humana. Por eso, es urgente tomar medidas para reducir la producción, el consumo y el vertido de plástico, así como para mejorar su gestión, su reciclaje y su eliminación. También es importante concienciar a la población sobre los efectos nocivos del plástico y fomentar hábitos más responsables y sostenibles. Solo así podremos proteger el medio ambiente y a los seres vivos que lo habitan, incluidos los cangrejos ermitaños, que merecen tener un caparazón natural y adecuada.