¡Quiero Más Ciencia!

La publicación digital “Quiero Más Ciencia” se centra en presentar los avances más relevantes y emocionantes en ciencia, tecnología, salud, medio ambiente y sociedad.

El arroz con carne cultivada un alimento que trae músculos

6 min lectura
El arroz con carne cultivada tiene el potencial de mejorar la seguridad alimentaria, proporcionando una fuente de proteínas sostenible.
El arroz con carne cultivada tiene el potencial de mejorar la seguridad alimentaria, proporcionando una fuente de proteínas sostenible.
¡Comparte este artículo!

La producción de arroz con carne cultivada utiliza técnicas de cultivo celular, transformando la forma en que producimos alimentos.

CONTENIDOS

¿Qué es el arroz con carne cultivada?

El arroz con carne cultivada es un nuevo tipo de alimento híbrido que combina el arroz, un cereal rico en carbohidratos y fibra, con la carne de res, una fuente de proteína y grasa animal. Este alimento se produce en el laboratorio, utilizando técnicas de cultivo celular que permiten hacer crecer las células musculares y grasas de la carne de res sobre los granos de arroz, que actúan como un andamio o estructura de soporte. El resultado es un arroz con infusión de carne que se puede preparar de la misma manera que el arroz normal, pero que tiene un mayor contenido nutricional y un menor impacto ambiental que la carne de res convencional.

Elaboración paso a paso del arroz con carne cultivada

El proceso de elaboración del arroz con carne cultivada se basa en los métodos de fabricación de otros productos cárnicos cultivados, que consisten en aislar las células animales, proporcionarles un medio de crecimiento que contenga los nutrientes y factores necesarios para su proliferación y diferenciación, y colocarlas sobre un andamio que les dé forma y consistencia. En este caso, el andamio es el arroz, un grano poroso que se recubre con gelatina de pescado y un aditivo alimentario llamado transglutaminasa microbiana, que mejoran la adhesión y el crecimiento de las células bovinas.

Después de sembrar los granos de arroz crudos con las células musculares y grasas de la carne de res, se dejan en el medio de cultivo durante aproximadamente una semana, hasta que las células forman una película sobre el arroz. Luego, se lava y se cocina al vapor el arroz con carne cultivada, como se haría con el arroz convencional.

El arroz con carne cultivada: un avance nutricional

El arroz con carne cultivada tiene varias ventajas sobre el arroz y la carne de res tradicionales, tanto desde el punto de vista nutricional como ecológico. Desde el punto de vista nutricional, el arroz con carne cultivada tiene un contenido ligeramente más alto de grasa y proteína que el arroz estándar, lo que puede contribuir a mejorar la calidad de la dieta y a prevenir la desnutrición, especialmente en las comunidades con inseguridad alimentaria o con escasez de proteína animal. Además, el arroz con carne cultivada puede tener un sabor más agradable y una textura más firme y crujiente que el arroz normal, lo que puede aumentar su aceptabilidad y preferencia por parte de los consumidores.

El arroz con carne cultivada tiene una huella de carbono más baja que la carne de res de granja, la producción de este alimento elimina la necesidad de criar y alimentar a muchos animales. Este alimento, libera menos de 6,27 kg de dióxido de carbono por cada 100 g de proteína producida, mientras que la producción de carne de res libera ocho veces más, 49,89 kg.

Desafíos en la producción del arroz con carne cultivada

El arroz con carne cultivada es un producto innovador que todavía tiene que superar algunos desafíos para llegar al mercado y al plato de los consumidores. Uno de los desafíos es mejorar el contenido nutricional de este alimento,, ya que actualmente es muy similar al de comer arroz con una pequeña cantidad de carne de res, menos de media cucharadita por cada 100 g de arroz. Esto se debe a que el contenido de células de carne es bajo, y las células probablemente forman solo una película sobre el arroz. Para aumentar el contenido de carne, se tendría que incrementar el número de células bovinas en los granos de arroz, lo que podría requerir optimizar el medio de cultivo, el andamio y las condiciones de crecimiento.

Otro de los desafíos es reducir el costo de producción de este tipo de arroz, para que sea accesible y asequible para las comunidades con inseguridad alimentaria o con limitaciones económicas. El equipo estima que 1 kg del arroz tal como se hace ahora costaría 2,23 dólares, comparable con el arroz normal (2,20 dólares/kg) y mucho menos que la carne de res (14,88 dólares/kg). Sin embargo, este precio podría variar según la escala de producción, la disponibilidad de los insumos y la regulación del mercado. Un último desafío es evaluar la seguridad y la calidad del arroz con carne cultivada, así como la aceptación y la percepción de los consumidores, que podrían tener dudas o reservas sobre este tipo de alimento híbrido y artificial.

Explorando alternativas: otros productos similares

El arroz con carne cultivada no es el único producto que combina el arroz con otras fuentes de proteína animal. Existen otros productos similares que se han desarrollado o que están en proceso de desarrollo, utilizando diferentes técnicas de biotecnología y de ingeniería de alimentos. Por ejemplo, se ha creado un arroz fortificado con proteína de huevo, que se obtiene mediante la extracción de la proteína del huevo y su incorporación al arroz durante el proceso de molienda.

Este arroz tiene un mayor contenido de proteína y de aminoácidos esenciales que el arroz normal, y se puede usar para hacer productos como fideos, galletas o pan. Otro ejemplo es el arroz con proteína de insectos, que se produce mediante la molienda de insectos comestibles, como los grillos o las larvas de la harina, y su mezcla con el arroz. Este arroz tiene un mayor contenido de proteína, de hierro y de vitamina B12 que el arroz convencional, y se puede cocinar de la misma manera que el arroz normal. Estos productos también tienen la ventaja de ser más sostenibles y más económicos que la carne de res, y de ofrecer una alternativa para las personas que no consumen carne por motivos éticos, religiosos o de salud.

Te Puede Interesar:

Dispositivo implantable revoluciona el tratamiento de la diabetes : El arroz con carne cultivada un alimento que trae músculos

La seguridad alimentaria

El arroz con carne cultivada tiene potenciales beneficios para la sociedad, tanto a nivel local como global. A nivel local, el arroz con carne cultivada puede contribuir a mejorar la seguridad y la soberanía alimentaria de las comunidades, especialmente de aquellas que viven en zonas rurales, aisladas o con escasez de recursos. Este alimento, puede proporcionar una fuente de proteína animal de calidad, que puede complementar la dieta basada en el arroz y otros cereales, y prevenir la desnutrición y las enfermedades asociadas. Además, el arroz con carne cultivada puede generar oportunidades de desarrollo económico y social, al crear empleos, ingresos y capacidades en el sector agroalimentario, y al fomentar la innovación, la investigación y la educación en el campo de la biotecnología y la ingeniería de alimentos.

A nivel global, el arroz con carne cultivada puede contribuir a mitigar el cambio climático y a conservar el medio ambiente, al reducir la emisión de gases de efecto invernadero y el consumo de recursos naturales que implica la producción de carne de res. El arroz con carne cultivada puede ayudar a disminuir la presión sobre la tierra, el agua y la biodiversidad, y a evitar la deforestación, la desertificación y la contaminación que genera la ganadería. Así, este alimento, puede ser una alternativa más sostenible y más responsable con el planeta que la carne de res convencional.

Para seguir pensando

El arroz con carne cultivada es un producto que combina la biotecnología con la ingeniería de alimentos de una manera única. Los granos de arroz actúan como un andamio para el crecimiento de células musculares y grasas de res en el laboratorio. Este proceso se basa en técnicas de cultivo celular, donde las células animales se cultivan en un medio de crecimiento que proporciona los nutrientes necesarios para su proliferación y diferenciación. Para mejorar la adhesión y el crecimiento de las células bovinas en el arroz, los investigadores recubren el arroz con gelatina de pescado y un aditivo alimentario llamado transglutaminasa microbiana.

Después de sembrar los granos de arroz crudos con las células musculares y grasas de la carne de res, se dejan en el medio de cultivo durante aproximadamente una semana, hasta que las células forman una película sobre el arroz. Aunque el contenido de células de carne es bajo, Este alimento, tiene un contenido ligeramente más alto de grasa y proteína que el arroz estándar. Estos avances técnicos y científicos en la producción de arroz con carne cultivada representan un paso importante hacia la creación de alimentos híbridos nutritivos y sostenibles.