¡Quiero Más Ciencia!

La publicación digital “Quiero Más Ciencia” se centra en presentar los avances más relevantes y emocionantes en ciencia, tecnología, salud, medio ambiente y sociedad.

La Misión SLIM de Japón Revive en la Luna

3 min lectura
La Misión SLIM de Japón revive en la Luna después de un apagón de nueve días. Aterrizó de manera precisa a 55 metros de su objetivo original.
Exploración luna, Aterrizado, Energía sola, Resiliencia tecnológica, Diseño de sistemas de propulsión
¡Comparte este artículo!

La Misión SLIM de Japón revive en la Luna después de un apagón de nueve días. Aterrizador invertido enfrenta problemas, pero resiliencia tecnológica permite recarga solar sorprendente

CONTENIDOS

El Renacimiento de la Misión SLIM en la Luna

La Misión SLIM (Smart Lander for Investigating Moon) de Japón ha sido revivida en la Luna. Después de un apagón de nueve días, el aterrizador lunar invertido recibió suficiente luz solar para volver a encenderse. La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) restableció el contacto con SLIM, que aterrizó en la pendiente de un cráter cerca del ecuador lunar el 20 de enero. tal como mencionamos en el artículo La Misión Lunar SLIM de Japón: Un Hito con problemas

Un Aterrizaje Preciso de la sonda SLIM que revive en la Luna

SLIM aterrizó en la superficie lunar a unos 55 metros de su objetivo original, lo que lo convierte en el aterrizaje más preciso jamás logrado. Días después, el Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA avistó el aterrizador en la Luna desde 80 kilómetros de altura.

IMAGEN NO ENCONTRADA

Problemas Técnicos Durante el Aterrizaje de la sonda SLIM

El aterrizaje no fue completamente fluido, ya que uno de los dos motores de la sonda probablemente perdió empuje a solo 50 metros sobre la superficie. “Comenzó a ir de lado porque los dos motores estaban desequilibrados”, dice Jonathan McDowell, un astrofísico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian en Cambridge, Massachusetts.

Un Aterrizador Lunar Invertido revive en la Luna

En una imagen capturada por un robot que SLIM logró desplegar durante su descenso, se pudo ver al aterrizador volcado (imagen de portada). Sus células solares también apuntaban lejos del Sol, lo que significaba que no podían generar suficiente energía para alimentar los instrumentos y equipos de comunicación de SLIM.

Te Puede Interesar:

Voyager 1 y 2: Mensajes Intergalácticos de la Humanidad: La Misión SLIM de Japón Revive en la Luna

Funcionamiento con Energía de Batería de SLIM

El aterrizador inclinado se vio obligado a funcionar con energía de batería durante casi tres horas. Cuando la batería del aterrizador alcanzó el 12%, JAXA apagó la energía de SLIM para aumentar sus posibilidades de recarga cuando el Sol se moviera a una posición más favorable.

Recarga Solar y Resiliencia Tecnológica de SLIM que revive en la Luna

La recarga del aterrizador probablemente se debió a que la luz solar cambió de dirección e iluminó las células solares del aterrizador, permitiéndoles comenzar a generar energía. La reaparición de SLIM demuestra su resistencia tecnológica.

Imágenes de la Superficie Lunar

Poco después de despertar, la cámara multibanda de SLIM, su único instrumento científico, capturó una imagen de un campo lleno de rocas. El equipo de SLIM nombró a las rocas con nombres de razas de perros, incluyendo una cercana a la que etiquetaron como ‘caniche de juguete’ y una más distante a la que llamaron ‘shiba inu’, una famosa raza japonesa. El aterrizaje accidentado de SLIM ofrece lecciones para futuras misiones, como ideas sobre cómo diseñar mejor los sistemas de propulsión.

FAQ

¿Qué hizo JAXA durante el apagón de nueve días?

Durante el apagón, JAXA optó por apagar la energía de SLIM para aumentar las posibilidades de recarga cuando la luz solar cambiara.

¿Cómo se llamaron las rocas en la Luna según SLIM?

SLIM nombró las rocas con nombres de razas de perros, como ‘caniche de juguete’ y ‘shiba inu’.

¿Cuál fue el aterrizaje más preciso logrado por SLIM?

SLIM aterrizó a unos impresionantes 55 metros de su objetivo original, marcando el aterrizaje más preciso hasta ahora.