¡Quiero Más Ciencia!

La publicación digital “Quiero Más Ciencia” se centra en presentar los avances más relevantes y emocionantes en ciencia, tecnología, salud, medio ambiente y sociedad.

Nuestros antepasados practicaban canibalismo, dicen los fósiles

5 min lectura
Los antepasados practicaban canibalismo por diferentes motivos, según el contexto histórico y cultural de cada grupo humano.
Los antepasados practicaban canibalismo por diferentes motivos, según el contexto histórico y cultural de cada grupo humano.
¡Comparte este artículo!

El canibalismo en el pasado humano se detecta por las marcas que dejan los instrumentos o los dientes en los huesos de los antepasados practicaban canibalismo.

CONTENIDOS

De la ficción a la realidad del canibalismo

El 13 de octubre de 1972, un avión que transportaba a un equipo de rugby uruguayo y a sus acompañantes se estrelló en las montañas nevadas de los Andes. De los 45 pasajeros, solo 16 lograron sobrevivir durante 72 días, enfrentándose al frío, al hambre, a las heridas y a la desesperación. Para mantenerse con vida, tuvieron que tomar una decisión extrema: comer la carne de sus compañeros fallecidos. Esta es la historia real que inspiró la película La sociedad de la nieve, dirigida por Juan Antonio Bayona. La película La sociedad de la nieve nos muestra cómo el canibalismo fue una estrategia de supervivencia, pero también un dilema moral, un acto de solidaridad y un símbolo de resistencia.

Nuestros antepasados practicaban canibalismo

El canibalismo es el acto de comer carne de la misma especie. Aunque hoy en día lo consideramos un tabú, lo cierto es que nuestros antepasados humanos y otros homínidos como los neandertales o el Homo antecessor lo practicaban con frecuencia hace miles o millones de años. ¿Por qué lo hacían? ¿Qué beneficios o riesgos tenía esta conducta? ¿Qué nos dice sobre la evolución y la cultura de nuestros ancestros? Estas son algunas de las preguntas que intentan responder los arqueólogos y los antropólogos que estudian las evidencias de canibalismo en el pasado. Gracias a los análisis de los huesos y los dientes de las víctimas y los agresores, podemos saber cómo, cuándo y dónde se producían estos actos, y qué motivaciones podían tener.

Aunque no siempre es fácil distinguir entre el canibalismo por hambre, por ritual o por violencia, lo que está claro es que el canibalismo era una práctica común y compleja en la historia de la humanidad.

¿Cómo se detecta el canibalismo en el registro fósil?

Para saber si un hueso humano ha sido objeto de canibalismo, los investigadores buscan una serie de marcas o señales que indiquen que ha sido manipulado por otros humanos. Estas marcas pueden ser de varios tipos:

  • Marcas de corte: son las que dejan los instrumentos de piedra al separar la carne del hueso o al abrir el hueso para extraer la médula. Suelen ser líneas rectas y paralelas que siguen la dirección de las fibras musculares.
  • Marcas de percusión: son las que se producen al golpear el hueso con un martillo de piedra para romperlo y acceder al interior. Suelen ser depresiones circulares o irregulares que se concentran en los extremos de los huesos largos.
  • Marcas de diente: son las que dejan los dientes humanos al morder el hueso para arrancar la carne o chupar la médula. Suelen ser surcos o puntos que se distribuyen por toda la superficie del hueso.

Grabados encontrados en un hueso humano de un sitio arqueológico prehistórico en una cueva del sur de Inglaterra muestran que los humanos caníbales comían a sus presas y luego realizaban entierros ritualistas con los restos. Estas marcas se pueden distinguir de las que dejan los animales carnívoros, que suelen ser más profundas y desordenadas, o de las que se deben a procesos naturales como la erosión o la sedimentación.

Nuestros antepasados practicaban canibalismo: ¿Qué casos se han encontrado en el mundo?

El canibalismo se ha documentado en muchos lugares y épocas del mundo, desde hace al menos un millón de años hasta la actualidad. Algunos de los casos más antiguos y famosos por ejemplo el yacimiento de Gran Dolina, en Atapuerca (España), donde se han hallado restos de al menos 11 individuos de la especie Homo antecessor, que vivió hace unos 800.000 años, con marcas de canibalismo. Se cree que se trataba de un canibalismo por competencia, es decir, para eliminar a los rivales y aprovechar sus recursos.

También se han hallado en el yacimiento de Krapina, en Croacia, donde se han encontrado restos de unos 80 neandertales, que vivieron hace unos 130.000 años, con marcas de canibalismo. Se cree que se trataba de un canibalismo por supervivencia, es decir, para alimentarse en épocas de escasez o estrés. El yacimiento de Gough’s Cave, en Inglaterra, donde se han descubierto restos de al menos seis individuos de nuestra especie, Homo sapiens, que vivieron hace unos 14.700 años, con marcas de canibalismo. Se cree que se trataba de un canibalismo por ritual, es decir, para honrar a los muertos o transmitir sus cualidades.

Te Puede Interesar:

EL REY LEÓN VENERADO POR LOS NEANDERTALES: Nuestros antepasados practicaban canibalismo, dicen los fósiles

Podría tener ventajas para nuestros antepasados


El canibalismo, el acto de comer carne de la misma especie, podía tener ventajas para nuestros antepasados, dependiendo de las circunstancias y las intenciones que los llevaban a practicarlo. Entre los beneficios que podía reportarles el canibalismo, podemos mencionar los siguientes: aportar una fuente de proteínas y grasas en situaciones de escasez de alimentos o de competencia con otros grupos; reforzar los lazos sociales y la identidad colectiva al compartir la carne de los miembros del grupo o de los enemigos; expresar el respeto o el afecto hacia los difuntos al incorporar su esencia o su espíritu al propio cuerpo; y transmitir un mensaje de poder o de dominio al someter o eliminar a los rivales o a los extraños. Estos beneficios podían variar según el tipo de canibalismo que se practicara, ya fuera por hambre, por competencia, por ritual o por violencia.

Contraer enfermedades o parásitos al consumir carne humana contaminada o infectada, especialmente si se come cruda o poco cocinada. También puede rovocar conflictos o venganzas al atacar o matar a otros humanos para comérselos, lo que podría generar una espiral de violencia.

¿Qué razones hay detrás del canibalismo que practicaban nuestros antepasados?

El canibalismo en el pasado humano no se puede explicar por una sola causa, sino que responde a diferentes motivaciones que dependen del contexto histórico, geográfico y cultural de cada grupo humano. Algunas de las razones más comunes que se han propuesto son el canibalismo por hambre, que se da cuando se recurre a la carne humana como último recurso para sobrevivir en situaciones de escasez de alimentos o de aislamiento, como el caso de los supervivientes del accidente de los Andes, de los náufragos o de los sitiados por la guerra.

Por otro lado, el canibalismo por competencia, que se da cuando se elimina y se consume a los rivales o a los enemigos para reducir la presión demográfica o para obtener sus recursos, como el caso de los Homo antecessor de Atapuerca, que se comían a sus congéneres para evitar la competencia por el territorio o la comida; el canibalismo por ritual, que se da cuando se come carne humana como parte de una ceremonia religiosa o mágica, para honrar a los muertos, para transmitir sus cualidades o para reforzar los lazos sociales, como el caso de los fore de Papúa Nueva Guinea, que comían los cerebros de sus muertos como parte de sus ritos funerarios, o de los aztecas, que sacrificaban y comían a sus prisioneros como ofrenda a sus dioses.

Para seguir pensando

El canibalismo, un fenómeno que nos confronta con nuestra propia naturaleza, nuestros límites éticos y nuestra diversidad cultural, ha sido una práctica común y compleja en la evolución humana. Su presencia a lo largo del tiempo, cuando nuestros antepasados practicaban canibalismo, ha tenido diferentes causas y consecuencias, y su comprensión requiere una consideración del contexto de cada grupo humano que lo ha practicado.

A pesar de ser un tabú universal en la sociedad humana, rechazado y condenado por considerarse una aberración o una barbarie, hay situaciones extremas o excepcionales donde el canibalismo se tolera o se justifica. Estas situaciones pueden surgir por razones de supervivencia o de solidaridad.

El estudio del canibalismo es un desafío para la ciencia humana. Diversas disciplinas como la arqueología, la antropología, la biología y la psicología intentan explicar y comprender este fenómeno. Sin embargo, las incógnitas y controversias que plantea el canibalismo a menudo superan las herramientas y los datos disponibles para la ciencia. A pesar de estos desafíos, el estudio del canibalismo sigue siendo un área activa de investigación y debate.